Saltar a contenido
Ropa de un migrante cubano en un albergue en La Cruz, Costa Rica. Foto: Fernando Francia

El camino largo

La migración no es un fenómeno nuevo en América Latina. En 2014 cerca de 20.000 cubanos transitaron por tierra y por mar hasta Estados Unidos por Centroamérica. El caso de los migrantes cubanos es singular porque sólo a ellos Washington les brinda residencia y facilidades migratorias si logran entrar, de la forma que sea, a su territorio. Pese a que sólo hay 166 kilómetros de distancia entre La Habana y la península de Florida, la migración cubana sale hacia el sur, dispuesta a recorrer después un camino largo hacia el norte.
El candidato presidencial Luis Guillermo Solís habla durante una entrevista el lunes, en San José (Costa Rica). / Foto: Jeffrey Arguedas, Efe

Cambios a punto

“El pueblo fue sabio al escoger, con toda claridad, entre el cambio y el continuismo de ayer”, opinó el candidato del Partido Acción Ciudadana, Luis Guillermo Solís, la noche del domingo, después de alcanzar 30,9% de los votos en la primera vuelta de las elecciones costarricenses. Ahora deberá competir en balotaje el 6 de abril con Johnny Araya, candidato del gobernante Partido Liberación Nacional. En tercer lugar quedó José María Villalta, del Frente Amplio, quien había sorprendido durante la campaña, cuando por momentos llegó a encabezar las encuestas de intención de voto. El triunfo parcial de Solís y el crecimiento exponencial de Villalta llevan a algunos analistas a prever un giro hacia la izquierda en el futuro político costarricense.
José María Villalta, en gira por la provincia de Cartago.

Premio revelación

“Izquierda” y “derecha” no son en Costa Rica términos muy populares aplicados a la política. Sin embargo, eso está cambiando debido a la polarización que causó la campaña para las elecciones del 2 de febrero, en las que un partido llamado Frente Amplio (FA) y un candidato que admira a José Mujica intentan pasar de contar con un solo diputado a ganar la elección.
Manifestantes protestan contra la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el viernes, en San José, Costa Rica.

Con visitas

La visita de Barack Obama a lo que se ha llamado “el patio trasero” de Estados Unidos incluyó México y Centroamérica en menos de 40 horas. En Costa Rica mantuvo una reunión bilateral con la presidenta Laura Chinchilla y otra con los presidentes de la región, en una minicumbre cuyo tema central fue el energético.
Manuel Zelaya.

Volver

Su tarjeta de presentación dice “Coordinador General” y “Expresidente” en letras doradas y en relieve debajo de la insignia de la estrella del partido Libre. De su casa entran y salen decenas de personas cada día. Desfilan simpatizantes, activistas, jóvenes de organizaciones sociales y dirigentes sindicales. A todos los atiende personalmente con un saludo efusivo y con conversación. En ese contexto Manuel Zelaya recibió a la diaria, confirmó que quiere ser diputado y opinó que “ya no es posible utilizar las armas” contra un eventual gobierno de Libre.
El ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya, depuesto por un golpe de Estado hace exactamente un año, el sábado, en su casa en Santo
Domingo, República Dominicana.

Las razones de un golpe

El mandatario depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, dijo que el golpe de Estado que lo derrocó hace un año tuvo como objetivo revertir el rumbo político que adoptaba su gobierno. Desde República Dominicana, donde reside, Zelaya desestimó, en diálogo con la diaria, las declaraciones del actual presidente de Honduras, Porfirio Lobo, quien asegura que enfrenta intenciones golpistas, descartó volver a postularse a la presidencia y responsabilizó a Estados Unidos por la situación de su país.
Danilo Astori, Alberto Breccia y José Mujica, ayer en la Base Aérea Nº 1

Al Pepe, con cariño

En una carta profusamente anunciada, el mandatario costarricense aconsejó a su par uruguayo que le “declare la paz al mundo” como hizo su país en 1948, pero aun antes de que la misiva llegara a destino hubo manifestaciones locales de recelo y desconfianza.