ANCAP presentó este jueves el resultado de los estados financieros de 2019. En este ejercicio, el ente energético tuvo una ganancia de 39 millones de dólares, sin aumentar las tarifas y con una reducción de los ingresos netos de 90 millones de dólares por “aumento de descuentos (Imesi, bonificaciones a estaciones de servicio y márgenes de distribución)”. En el balance presentado, ANCAP destaca que se cerró la brecha “a la paridad de importación” y se mejoró “la calidad ambiental de los productos”, y que refinar “agregó un valor” de 126 millones de dólares “respecto a la alternativa de importar”. “ANCAP tuvo resultados por 29 millones de dólares este año, que es menor al año pasado, pero en línea con los objetivos de sustentabilidad de la empresa, cubrir los costos y tener dinero suficiente para hacer las inversiones necesarias”, dijo la presidenta de ANCAP, Marta Jara, en una rueda de prensa después de la presentación, en la que también participaron el ministro de Industria, Energía y Minería, Guillermo Moncecchi, el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García, el gerente general de la empresa estatal, Ignacio Horvath, y el gerente de Económico Financiero, Gustavo Mayola.

Ante la consulta de un periodista al final de la conferencia acerca del precio de las tarifas, Jara destacó las condiciones de fortaleza de la empresa y estimó que, en caso de mantenerse la tendencia a la baja del precio de petróleo -una consecuencia del coronavirus-, el próximo gobierno podría llegar a valorar una posible rebaja en el precio del combustible.

Con respecto al ahorro generado por no importar combustibles, lo que se trata de mostrar “es una comparación con períodos anteriores, donde estaba la misma brecha de importación, o sea, cuánto estamos cobrando por encima de la paridad de importación, y el resultado, y eso da una diferencia de casi 300 millones de dólares”, explicó Jara. “Lo que se calcula es el margen de refinación, y lo que calculamos es que el año pasado la refinería generó un margen por 126 millones de dólares. Eso quiere decir que si hubiéramos importado esos productos al precio de referencia que calcula la URSEA [Unidad Reguladora de los Servicios de Energía y Agua], la canasta que produce ANCAP habría costado 126 millones más”, aseguró la presidenta del ente.

En cuanto a la producción de cemento pórtland, Jara dijo que se generaron “mejoras que nadie pensaba que eran posibles”: “El pórtland cerró con una pérdida de nueve millones de dólares, y ustedes recordarán que [las pérdidas] han sido mucho más cuantiosas que eso en años anteriores”.