La empresa MontevideoGas, propiedad de Petrobras, emitió un comunicado el jueves en el que manifestó su rechazo a la oferta que presentó la Unión Autónoma de Obreros y Empleados del Gas (Uaoegas), que hace una huelga general por el conflicto que mantiene con esa empresa. A raíz de esto, el sindicato pidió una nueva reunión con el presidente de la República, Tabaré Vázquez, por medio de Fernando Pereira, presidente del PIT-CNT, aseguró a la diaria Martín Guerra, presidente de la Uaoegas. El dirigente recordó que, en la reunión anterior, el presidente Vázquez “se comprometió a que el Estado iba a tomar cartas en al asunto”.

Entre lo que propuso el sindicato, estaba bajar los costos de 26 puestos de trabajo “por un período de ocho meses”, lo que se iba a concretar con “seguros de pago rotativos” y ocho empleados que voluntariamente dejarían la empresa. En MontevideoGas se señaló que los ahorros que se podrían generar son “insuficientes en relación con los objetivos”. Guerra dijo que la respuesta de la empresa es lo que imaginaban que iba pasar. “Sigue confirmando lo que venimos diciendo hace rato: que Petrobras no quiere negociar nada, quiere irse y punto", indicó.

El dirigente también subrayó que la respuesta de la empresa evidencia que no es cierto, como se dijo en “medios de prensa” e incluso “desde el gobierno”, que las dos partes del conflicto “están radicalizadas”: “Estamos dispuestos a negociar. Nos preocupan las fuentes de trabajo y el servicio público, pero a Petrobras no le interesa nada de eso y ya ha confirmado por todos los medios que quiere retirarse”. Agregó que “no hay ahorro posible” que la empresa acepte porque, “no es verdad que el tema es económico”, sino que, a juicio del sindicato, el trasfondo del conflicto es “político”.

En el comunicado de MontevideoGas también se señalaba que el control obrero fue una “falta grave”, que “pone en juego principios rectores de la organización empresarial y social que trascienden el efecto económico puntal que puedan tener”. Dijo que el control obrero tenía que hacerse “sí o sí”, porque había que “instalar el tema en la prensa y en la opinión pública”. “Nos están condenando, pero lo único que hicimos fue ir a trabajar, y no dejar entrar a los jefes y los gerentes. Pero se le está dando una dimensión que no tiene”, finalizó.

Por su parte, Pereira aseguró a la diaria que en la central sindical están haciendo “múltiples” gestiones por el conflicto del gas y que, en función del rechazo de la propuesta, creen que hay que “acelerar la negociación para la salida de Petrobras”, lo que supone “alcanzar algún acuerdo intermedio”. “Nosotros somos conscientes de que estamos en un conflicto difícil y duro, por la circunstancia en la que se da. Es una empresa que está retirada, no juega a nada en un conflicto de este tipo, pero el que juega mucho es el país, porque hay más de 40.000 usuarios y hay poco menos de 200 trabajadores que dependen de esta empresa para seguir su vida en forma normal”, indicó. El PIT-CNT hará un paro general de 24 horas mañana, motivado principalmente por este conflicto.