En el marco de la 108ª Conferencia Internacional del Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que se desarrolla en Ginebra, Suiza, Uruguay fue incluido en la lista de países cuya situación será analizada por la Comisión de Aplicación de las Normas de la OIT. Se trata de 23 países: Turquía, Etiopía, Irak, Libia, Myanmar, Nicaragua, Tayikistán, Yemen, Zimbabue, Argelia, Bielorrusia, Bolivia, Brasil, Cabo Verde, Egipto, El Salvador, Fiyi, Honduras, India, Kazajistán, Laos, Filipinas y Serbia. La inclusión en la que es calificada como “lista negra”, por tratarse de países denunciados por incumplimientos de las normativas recomendadas por la OIT, se debió a una denuncia presentada por la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) por las ocupaciones sindicales de lugares de trabajo, que fue respaldada por la Organización Internacional de Empleadores (OIE). La situación de Uruguay será analizada el viernes a las 13.00. No es la primera vez que los empresarios uruguayos recurren a la OIT para reclamar modificaciones a la Ley de Negociación Colectiva aprobada en 2009.

El titular del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Ernesto Murro, confirmó desde Ginebra la inclusión, y dijo en un mensaje enviado a los medios que concurrirá a la comisión de la OIT “con absoluta tranquilidad” de lo que se está haciendo, de lo que se ha hecho y “de lo que vamos a seguir haciendo”. “Lamentamos que algunos representantes empresariales en la OIE hayan cuestionado a Uruguay por su sistema de negociación colectiva. Nosotros vamos a defender nuestro sistema de negociación colectiva, que tiene 76 años de antigüedad, vigente desde 1943, y que es un escudo, una defensa de los trabajadores”, aseguró Murro. El ministro agregó: “Sabemos lo que hemos logrado en mejora de salarios y el impacto que la mejora de los salarios tiene en las mejoras de las jubilaciones y de las pensiones, y vamos a seguir en este camino”. Expresó que la instancia será aprovechada como una oportunidad “para defender las políticas laborales y sociales que han puesto a Uruguay en los primeros lugares de América Latina en protección social, en negociación colectiva, en libertad de organización para trabajadores y empresarios, en libertad de expresión, en democracia, en transparencia, en seguridad jurídica; ese es el Uruguay que está siendo atacado”. El ministro finalizó su mensaje reiterando la disposición al diálogo y la negociación “con todas las partes”, y recordó que el gobierno hizo “muchas propuestas” que incluían modificaciones a la Ley de Negociación Colectiva “atendiendo el planteo del empresariado y de la OIT”, que “encaraban las situaciones de las ocupaciones y los piquetes”. “Lamentablemente, desde julio de 2017 esas propuestas han sido rechazadas por algunas cámaras empresariales, y por eso no hemos podido avanzar”, sostuvo. Según Murro, en este momento está culminando “la ronda de negociación colectiva más grande de la historia de Uruguay”, con 231 Consejos de Salarios, de los cuales “sólo faltan dos” para cerrar acuerdos, y en “esos 229 que ya terminaron” hubo 90% “de acuerdo entre empresarios y trabajadores”.

Por su parte, el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, que también está en Ginebra, denunció en un mensaje de audio que la OIE había “chantajeado a Uruguay” para que la delegación sindical uruguaya transara para sacar a Brasil de la lista, y a cambio ellos sacarían a Uruguay. El gobierno de Jair Bolsonaro fue denunciado por haber suprimido el Ministerio de Trabajo. “En esta materia no hay transacción posible, sino que hay que ir al fondo del asunto”, dijo el dirigente sindical, que luego agregó: “No tenemos problema en debatir en el ámbito que sea los derechos laborales de Uruguay desde la perspectiva de los trabajadores”. Para el secretario general del PIT-CNT, es una “paradoja” que esté Uruguay en la lista y no Colombia, donde “se asesina a dirigentes sindicales”.

También se pronunció al respecto el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, quien criticó en su Facebook “los titulares” que hablaban de que Uruguay había ingresado en una “lista negra”. “Uno busca y busca, y no hay ningún ámbito que construya una lista negra, no existe tal lista negra”, consideró, explicando enseguida que Uruguay iba a estar en “la lista de países que serán analizados por la Comisión de Aplicación de Normas de la OIT”, y que eso “no implica ni sanciones ni imposiciones, implica analizar y, en todo caso, define recomendaciones o misiones”. Para Pereira, colocar a Uruguay “en la misma lista que países que violan los derechos humanos, tienen las peores formas de trabajo infantil, trabajo esclavo, asesinatos de sindicalistas, es una barbaridad y una irresponsabilidad para con Uruguay”.

Pereira aseguró que la delegación del PIT-CNT también va “a defender la negociación colectiva y la libertad sindical en la OIT”, así como los “instrumentos de lucha, a los efectos de que los trabajadores sepan que no es una cuestión de defender una norma, sino que se trata de defender el trabajo y el salario”.

En declaraciones a Radio Carve, el presidente de la CIU, Gabriel Murara, responsabilizó por el ingreso de Uruguay a la lista al Poder Ejecutivo de las dos últimas administraciones, por no haber modificado la normativa observada por la OIT. “El hecho de que lo trate la asamblea [de la OIT] resalta que el país está en falta y que lo tiene que hacer”, agregó. El dirigente empresarial confirmó que no existen sanciones, pero advirtió que a veces para decidir inversiones se tiene en cuenta qué países están en la lista.

Derivaciones de campaña

En el mismo sentido que Murara, legisladores y precandidatos de la oposición manifestaron su preocupación por lo sucedido en la OIT. El diputado nacionalista Rodrigo Goñi dijo a la diaria que va a plantear en la Comisión de Legislación del Trabajo de su cámara la urgente consideración de un proyecto de su autoría, presentado a comienzos de este año, que contempla los principales aspectos observados por la OIT. Goñi propone declarar ilegítimas las ocupaciones e incluso, en caso de que existan, exigir a los sindicatos una reparación. “La novedad de nuestro proyecto es la responsabilidad patrimonial, por eso se exige la obligatoriedad de la personería jurídica para los sindicatos”, explicó. Goñi sostuvo que “se están violando derechos fundamentales de empresarios y de trabajadores”, y opinó que el Poder Ejecutivo ahora “tiene la excusa perfecta” para hacer los cambios recomendados por la OIT.

El senador blanco Álvaro Delgado opinó que la inclusión en la lista es “una muy mala noticia para Uruguay”. En declaraciones a Radio Uruguay, el legislador dijo que el MTSS ha sido “renuente” a enviar un proyecto de ley para “hacer más moderna” la Ley de Negociación Colectiva y sostuvo que esta actitud y recientes medidas sindicales “afecta el clima de inversión” en el país.

Sobre el tema, el precandidato colorado a la presidencia Ernesto Talvi escribió en Twitter: “Me pregunto si el presidente Tabaré Vázquez que aparece en público es un doble y si el verdadero está secuestrado por el PIT-CNT. El verdadero no permitiría esta vergüenza nacional”, mientras que el también precandidato colorado José Amorín Batlle escribió en la misma red social: “Otro gran fracaso del FA. Que ahora [el presidente Tabaré] Vázquez y Murro no evadan su responsabilidad, estaban avisados desde hace mucho tiempo. Miraron para el costado para no tener un enfrentamiento con sus socios del PIT-CNT”.

Foto del artículo ''