Mañana será un día clave para la situación de la empresa láctea sanducera Pili, que el viernes se presentó a concurso de acreedores, tras acumular una deuda de 60 millones de dólares. Después de que la empresa comunicara la decisión a la Organización Sindical de Empleados de Pili (Osepi) y a los productores que remiten leche, estos últimos se reunieron en una asamblea urgente y decidieron que si la empresa no abona la deuda que mantiene con ellos, que acumula siete meses de atraso, o no fija una fecha para cumplir con el pago, el martes dejarán de remitir materia prima. En tanto, para la Osepi la decisión fue "una sorpresa" y "algo que nunca se había hablado" antes en las distintas instancias de negociación tripartita que se desarrollaron en el último período, dijo a la diaria Marcel Petrib, dirigente de ese sindicato.

Petrib dijo que hasta mañana la Osepi no tomará ninguna medida nueva, a la espera de lo que haga la empresa a partir del ultimátum de los productores y de lo que hagan estos en respuesta a Pili. “Hasta el martes esperamos trabajar normalmente”, agregó, y recordó que los jornaleros hace un mes y medio que no cobran y se les debe el medio aguinaldo. El dirigente informó que el viernes la empresa les comunicó la decisión argumentando que la propuesta anunciada por el Poder Ejecutivo la semana pasada “no les servía”.

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, anunció el miércoles que el Poder Ejecutivo estaba preparando un proyecto de ley para enviar al Parlamento que establecería la posibilidad de otorgar un crédito a la empresa Pili de 1,5 millones de dólares para que esta se ponga al día con los trabajadores y los tamberos. El crédito sería devuelto en diez años con dos de gracia. En contrapartida, la empresa deberá presentar en los 30 días siguientes a la promulgación de la ley un estudio de viabilidad. Murro señaló que en este paquete de medidas estaría incluido el eventual envío de 100.000 litros de leche diarios a Pili por parte de Conaprole, para que aquella pueda explotar su nueva planta de procesamiento al 100%.

Petrib opinó que para la Osepi esta propuesta “está bien”, aunque “el problema son los plazos y las demoras” de esta. “Es muy largo el tiempo que lleva, y los productores necesitan una solución ahora”, explicó, pero agregó que, por otro lado, “si no hay leche tampoco tenés para trabajar”, lo que hace que la situación sea aun más compleja.