"Ya no hay vuelta atrás. Estamos en camino". Así lo afirmó José Saavedra, presidente de la Unidad Agroalimentaria de Montevideo (UAM), creada para desarrollar el Parque Agroalimentario que sustituirá al Mercado Modelo e incorporará otros servicios complementarios para la cadena alimentaria como lavado, empaque y selección, además de un mercado polivalente. Las obras avanzan en la nivelación del terreno y se estima que en dos años esté en funcionamiento el nuevo espacio de 95 hectáreas en el predio ubicado sobre el kilómetro 11,5 de la ruta 5, que sustituirá al mercado por donde pasan más de 300.000 toneladas de alimentos por año y se comercializan entre 60% y 70% de las frutas y hortalizas que consumen los uruguayos.

Construido en 1937, el Mercado Modelo se ubicó cerca del cruce de las avenidas Propios y Larrañaga, en ese entonces en las afueras de Montevideo, pero con la ampliación de la trama urbana terminó en medio de la ciudad, entorpeciendo la logística de la zona, hecho sobre el que coinciden autoridades departamentales, productores, operadores y vecinos de la zona. “El cambio es necesario. Se trata de un edificio que funcionó 80 años de manera exitosa, al principio holgado desde el punto de vista logístico y en los últimos años se ha ido congestionando”, opinó Pablo Pacheco, funcionario encargado de Información, Desarrollo y Promoción de la comisión administradora del Mercado, quien también consideró que “el diseño no está vigente”, el desgaste de la estructura es “importante” y el costo de mantenimiento para prevenir el daño “cada vez es más alto”.

La Ley 18.832 creó en octubre de 2011 la UAM como una persona de derecho público no estatal con el cometido principal de “facilitar y desarrollar el comercio y la distribución de alimentos a nivel nacional y departamental” y, en particular, desarrollar el Parque Agroalimentario de Montevideo que sustituirá al Mercado Modelo.

El nuevo espacio se está construyendo desde mediados de junio en una zona del oeste de Montevideo delimitada por la ruta 5, el camino Eduardo Pérez, camino Las Higueritas y el arroyo Pantanoso, ubicación elegida en conjunto con Planificación Territorial de la Intendencia de Montevideo (IM) por la “proximidad” de las zonas con mayor producción agrícola –Melilla y Canelones, según Saavedra–.

La adjudicación de la obra se dio en marzo de este año al consorcio Saceem, Grinor y Hernández y González, y se financiará con 65 millones de dólares con fondos de la IM, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), un préstamo del Banco República y otros 30 mediante inversiones que se hacen en el predio por medio de quienes administran su propio espacio.

La primera etapa comprende la construcción de cinco complejos: un mercado de frutas y hortalizas de tres naves que sustituirá al mercado modelo actual –“pero en mejores condiciones”, acotó Saavedra–; dos naves de actividades logísticas que brindarán servicios complementarios para la cadena alimentaria como lavado, corte y envasado y congelado de alimentos; una nave donde funcionará un mercado polivalente que venderá quesos, lácteos, pescados, carne, fiambres, alimentos semiperecederos, huevos y flores; una zona de seis manzanas para emprendimientos industriales de la cadena alimentaria; y la instalación de puestos gastronómicos, locales de pagos y cobranza, una estación de servicio, farmacias y bancos, entre otros.

El plan maestro del Parque Agroalimentario prevé la creación de 700 puestos de trabajo, ya que tanto la comercialización como las áreas vinculadas a la logística son intensivas en mano de obra. Según Saavedra, de los entre 3.300 y 3.500 trabajadores que operan en el Mercado Modelo hoy, se necesitarán entre 4.000 y 4.200. En este sentido, el presidente de la UAM dijo estar trabajando en conjunto con la IM para “capacitar en temas específicos como manipulación de alimentos, mantenimiento de equipos de frío y servicios vinculados con el parque” a los jóvenes de la zona de La Tablada.

Con oscilaciones a lo largo del año, el mercado cuenta con 520 operadores, que ocupan entre 95% y 98% de las instalaciones. Según Saavedra, la mayor distribución y el espacio para nuevas producciones que hoy no tienen lugar –como los productos orgánicos o los quesos– producirá un “efecto democrático” en la comercialización.

Por el Mercado Modelo pasan más de 300.000 toneladas de alimentos por año. Si bien la capacidad de comercialización no aumenta en el nuevo parque, se centraliza junto con otros procesos, generando las condiciones para habilitar la trazabilidad, uno de los dos motivos es el “principal interés” del MGAP.

En el parque cada productor tendrá su puesto por separado con su propio canal proveedor y un espacio al frente para la comercialización de la producción. “Tal como en el Mercado Agrícola, se permitirá la circulación peatonal dentro de las naves”, contó Saavedra, quien recalcó la importancia de eliminar los trasiegos para “extender la vida útil del alimento: un día de enero con 30 grados, bajando la mercadería por la calle se pierde la cadena de frío, las condiciones de humedad y además al transitar por las calles las piezas se van machucando”.

Una de las necesidades de los productores es la de un mayor control. Hoy en día el Mercado Modelo tiene aproximadamente entre 12 y 14 puntos de acceso, por tanto se hace “muy difícil” controlar la circulación de las personas tanto como la mercadería, sostuvo Saavedra, que adelantó que el parque contará con un único punto de entrada y salida.

Para Pacheco todos estos cambios significan “una oportunidad para el sector de dar algunos pasos, de cambiar el chip de funcionamiento” en cuestiones vinculadas con el valor agregado de la producción: “Modernizar la flota de vehículos, el sistema de envases. Entender que es un negocio de alimentos y que tiene una importancia clave para la sociedad uruguaya”, consideró, en el sentido de que se trata de un sector que “ha tenido dificultades para asumirse como cadena de producción, comercio y distribución de alimentos”.

En tanto, el presidente de la UAM aseguró que estas acciones mejorarán la eficiencia de la operativa que se traducirá en una modificación de los horarios, reduciendo y retrasando el inicio de la jornada.

Comparación Parque Agroalimentario - Mercado Modelo

Contratos

Uno de los puntos de mayor conflicto para los operadores es el tema de tarifas. En este sentido, Saavedra afirmó que quienes “ya tienen metros contratados en el Mercado Modelo los cambiaran por equivalentes” en el nuevo parque, y quienes quieran comprar espacio adicional accederán a beneficios “importantes” durante los primeros años de operación. Asimismo, sostuvo que al no perseguir fines de lucro, “todas las ganancias que se consigan desde el punto de vista económico serán trasladadas inmediatamente a los productores”.

Los que habían firmado hasta ayer –40% de los puestos del mercado de frutas y hortalizas con un contrato a 25 años, una cifra que consideró “muy buena” a un mes y medio de lanzada la venta de espacios– accedían a un descuento de hasta 15% en el precio de la tarifa por arrendamiento de piso por un lapso de dos años, que la oficina de gestión comercial de la UAM decidió extender a los primeros cinco de funcionamiento.

Un segundo paquete de beneficios que tendrá como destinatarios a quienes firmen a partir de hoy prevé para aquellos que contraten locales de 24 metros cuadrados un descuento de 2,5% a 7,5% en el caso de operadores permanentes y de 3,5% para los zafrales; para los de 36 metros cuadrados, de entre 7%, 12,5% y 9%; y para los de 70,5 metros cuadrados, de entre 7,5%, 13% y 20%.

En el caso del mercado polivalente, donde 57% del espacio está reservado y se concretó la firma de 20% de precontratos, se prevé un descuento de 2,5% a 3,5% sobre los locales de 18,2 metros cuadrados y de 7,5% a 15% en los de 70,5 metros.

Además, se encuentra reservado 51% del espacio en las naves de actividad logística y se firmaron 31 acuerdos de confidencialidad con empresas de gran porte o industrias vinculadas con la agroalimentación que aspiran a instalarse en el espacio de siete hectáreas que constituirá la zona de actividades complementarias.

“Las tarifas cambian porque cambió la estructura, existe una complejidad en términos de estructura que agrega valor y que no hay en el Mercado Modelo”, estableció Pacheco. En este sentido, Saavedra agregó que “los cambios en la estructura de arrendamiento no tendrán un impacto considerable en el precio de los alimentos” en la medida en que un estudio de formación de precios de la Dirección General de la Granja del MGAP indicó que “la incidencia del alquiler del espacio en el costo del producto es de menos de 2%”.

Operadores

Entre los operadores existen dos corrientes de opinión respecto del proyecto. Gustavo Figueiras, quien presidió la Cámara Frutícola Uruguaya hasta el 31 de julio, dijo que “es necesario un nuevo mercado para desarrollar la actividad en otras condiciones desde el punto de vista de higiene, sanidad, soberanía alimentaria y seguridad laboral”, pero que aún tienen algunas diferencias con respecto a las tarifas. Por otro lado, valoró que en el nuevo mercado “todos los locales tienen la misma accesibilidad, no como hoy en día, que hay preferencias”.

En las elecciones a mediados de julio, de los 120 socios de la gremial votaron 95; 53 lo hicieron por “Un mercado para todos”, un movimiento político generado para reunir aquellos con discrepancias al proyecto. El flamante vicepresidente, Ariel López, dijo que se consideran “disidentes desde un principio” por “incongruencias en los negocios, en lo jurídico y en lo económico”. Si bien son conscientes de los “problemas edilicios” del mercado actual, consideran que el nuevo parque “no tiene dadas las condiciones para los minoristas”, y que por “un tema de distancia, se va a agregar un intermediario y eso va a influir en los precios”.

Barrio de la innovación

La directora de Planificación Territorial de la IM, Ana Rivera, consideró que la liberación de las siete hectáreas del Mercado Modelo y de las tres o cuatro del área privada de las actividades conexas al mercado “nos permiten repensar el rol y el futuro de esta pieza estratégicamente ubicada, que cuenta con una muy buena conectividad y que posee todas las infraestructuras y servicios”.

Para obtener los insumos y aportes que permitan adoptar definiciones respecto del desarrollo territorial de la zona, la IM hizo entre 2013 y 2014 un estudio de diagnóstico y caracterización del área y en 2017 lanzó un concurso internacional de ideas en conjunto con la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, con el objetivo de abrir opciones de futuros posibles.

A la convocatoria se presentaron 73 propuestas, de las cuales finalmente se seleccionaron cuatro. Según Rivera, la mayoría de las premiadas “mantiene de una forma u otra la estructura del mercado”, aunque de distinta manera. Se proponen desde usinas creativas, centros de tecnología e innovación, coworking, mercado minorista al estilo del Mercado Agrícola, un centro comercial, uno cultural, uno polideportivo, piscinas, espacio ferial; en algunos casos, se plantea la convivencia de varios de estos destinos. La IM no está obligada a desarrollar las propuestas presentadas. “Recibimos las ideas y en el segundo semestre de este año definiremos realmente cómo se va a transformar ese espacio”, sostuvo la directora.

Creada en principio con la motivación de que se retomara la construcción del Antel Arena, cuando esto sucedió, la Comisión Barrio de la Innovación –como se denomina el conjunto de vecinos organizados de Los Bulevares– amplió su objetivo a “fomentar proyectos en el territorio”, contó uno de sus integrantes, Damián Rojas. Los vecinos sostienen que cuentan “con apoyo desde la intendencia” y que “muchos de los planteos que hicimos están contemplados” en los proyectos.